“Los poemas cotidianos” Max Aub poeta primerizo

     Ya he introducido este librito.  Quiero dedicarle ahora otra entrada para hacer constancia de otro poema y a la vez de un extenso artículo de crítica de la mano de … Dialnet Revistas Universidad de León: Estudios Humanísticos Filología. Su autor: Pablo Carriedo Castro“Los poemas cotidianos” fue el primer libro publicado por Max Aub. Apareció en el año 1925, cuando el escritor contaba 22 años de edad. Este es un extracto de su contenido:

“Los poemas cotidianos recorren un día de la vida del poeta. En estructura circular y bien trabada, las composiciones se abren con la sección “Las mañanas”, poemas envueltos en una intensa luminosidad tras el amanecer; prosiguen luego con la serie “Las tardes”, tiempo para la visita de los amigos y la meditación reflexiva mientras llueve en el exterior de la casa; atraviesan después un “Intermedio”, texto a modo de paréntesis donde se desarrolla una temática contemporánea, relacionada ambiguamente con contenidos de tipo social; para alcanzar el conjunto “Momentos”, un cuerpo dotado de cierta independencia en el total; y llegar, finalmente, a “La noche” sección donde culmina el ejemplar a la espera de un nuevo día. A lo largo de todo ese tiempo, Max Aub despliega los elementos que definen el concepto fundamental de ‘lo cotidiano’, allí donde se concretan las aficiones, los gustos personales y las íntimas inquietudes del personaje.

El atardecer

(poema largo que acaba…)

………………….

Quedó el espíritu triste y le dijo

“Apariencias que engañan, es más alto,

Mi compañero cuerpo, es más alto,

Recuerda atardeceres en que triste

El cuerpo se quedaba, vana busca,

Frente al campo mirando, sin saber…

Entonces no gozabas y sin ver,

Sin oír y sin cantar, buen compañero,

Tú sentías en tu mismo cuerpo, un algo:

Ni aroma, ni color, ni luz, ni fruto…

Más adentro, y arriba; no sabías,

Hallabas tu razón en el pensar…”

                                                               Entonces su claros ojos

                                                                Desperezó en mí, Amor;

                                                         Del que subía, dolor,

                                                                   No quedaron ni rastrojos.

¡Quiero que al despertar, por la mañana,

Cuando abras el balcón que da al paisaje,

-cielo claro, praderas y follaje-

Quede tu cuerpo en cruz en la ventana!

1921-1922

 

Los poemas cotidianos conocieron una edición de tan sólo cincuenta ejemplares, volúmenes numerados y terminados en la Imprenta Omega del Carrer Ample de Barcelona el día 27 de septiembre de 1925: un conjunto de 34 piezas poéticas, editadas  artesanalmente, con tipografía a la moda francesa, cubierta sintética y una maquetación exquisita, verdaderas joyas bibliográficas ya entonces. Se trata de textos específicamente pensados para ser distribuidos sólo entre un grupo reducido de amigos y cercanos, poemas organizados fuera de la lógica comercial, lo que condiciona todo su análisis, y escritos al margen del público ―entendido éste en su dimensión capitalista― cuya sanción, sencillamente, Max Aub no necesitaba.

Para acabar” Al fin, Los poemas cotidianos ofrecen un perfil ideológico y estético muy fiel
del joven Max Aub, adelantando algunas de las claves que se manifestarán como
constantes en el conjunto de su obra: Simbolismo (Liberalismo) y Crítica realista
(Socialismo; y éste matizado desde la perspectiva ilustrada “moral”, y no “científica”),
son aspectos que descansan ya claramente tras de sus primeras creaciones y que Max
Aub irá desarrollando y modelando a lo largo de su propia experiencia en la fascinanteEdad española de Plata.

     Sigo sin encontrar en las Bibliotecas de toda Navarra este otro gran libro de poesía. Espero encontrarlo de alguna forma.

Acerca de jauhaltesevilla

Jubilado, intento cultivar mis aficiones: historia, lectura, fotografía y salir de viaje con mi Furgo cuando puedo. Me interesa el presente, pero quiero especialmente entender el Siglo XX, sobre todo esta Europa nuestra.
Esta entrada fue publicada en A aprender, A recrearse, Educación y enseñanza, Libros, Max Aub y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s