“El Mundo de ayer” en “El exilio imposible”, 2

     Continúo con el libro de George Prochnik “El exilio imposible. Stefan Zweig en el fin del mundo” en relación con la obra de Stefan Zweig “El mundo de ayer”. Editado en 2014

    “Zweig, como hemos visto, en realidad no se sintió a gusto en ninguna parte. Pero antes del nazismo era capaz al menos de fingir que vagaba por el mundo por una necesidad interna. Su ansia de “desvelar secretos” de grandes individuos y movimientos le habían convertido en una espcecie de “Holandés errante”, comentaba Rolland.

     Una y otra vez Zweig escribía a sus amigos que lo único que le quedaba era retirarse con dignidad. Y aunque algunos exiliados expresaron no solo conmoción, sino ira por la renuncia de Zweig, porque parecía confirmar sus temores de que no quedaba nada por lo que vivir, su muerte también  provocó un brote de unidad afirmadora de la vida entre los exiliados. Carl Zuckmayer  se sintió impulsado a componer el único mensaje que emitió durante la guera, un panfleto titulado ” Llamamiento a la vida”. Hans Natonek acusó a Zweig de  “escapismo final”…

     Sigue el autor de “El exilio imposible” sobre el posicionamiento de otros autores. Sólo entresaco este:

     “Los críticos le han leído la cartilla por sentimentalizar la comunidad intelectual que Zweig había ayudado a constelar en su hogar de Salzburgo.

     La acusación más demoledora a la existencia de Zweig la escribió Hanna Arendt en 1943 para  una publicación gemanojudía. Sitúa al autor de “El mundo de ayer” y sus iguales como instancias paradigmáticas del fracaso de los judíos europeos a la hora de prever el futuro. “ El mundo que representa Zweig no era en absoluto el mundo de ayer, porque en realidad el autor de este libro no vivía en el mundo, sino en el borde nada más. Las celosías doradas de su santuario particular eran muy gruesas, privando a los presos de cualquier imagen o conocimiento que pudiera perturbar su disfrute. Ni una sola vez  menciona Zweig la manifestación más ominosa de los años posteriores a la Primera Guerra Mundial, que golpeaba a su Austria nativa mucho más violentamente que a cualquier otro país europeo: el desempleo”. Si él y otros humanistas poco firmes hubieran bajado de su deleitoso Olimpo y hubieran visto lo que ocurría en las calles como consecuencia del desempleo masivo, sostiene Arendt, habría presenciado escenas tan brutales que les habrían impulsado al activismo político. Su crítica se hace eco de la diablura de Roth, sugiriendo que Zweig era culpable de falta de curiosidad respecto de los menos afortunados.”

     George Prochnik, añade además de las notas a cada capítulo y la relación de todas las fotografías aportadas en su libro u Apéndice digno de leerse entero: manifiesta su comprensión emotiva por Stefan Zweig, lo mismo que para su padre también exiliado y muestra cómo el paso del tiempo ha hecho crecer otras juventudes y otras realidades que han contemplado con ojos serenos pero críticos todo lo sucedido en torno a Hitler, el nazismo, la guerra.

    Estos enlaces realacionan bien las dos obras, añadiendo seguramente contenido a lo expuesto en esta entrada y la anterior “el-mundo-de-ayer-en-el-exilio-imposible-1”:

Anuncios

Acerca de jauhaltesevilla

Jubilado, intento cultivar mis aficiones: historia, lectura, fotografía y salir de viaje con mi Furgo cuando puedo. Me interesa el presente, pero quiero especialmente entender el Siglo XX, sobre todo esta Europa nuestra.
Esta entrada fue publicada en A recrearse, Educación y enseñanza, Europa, Europa siglo XX, Guerras Mundiales, Libros, Lo social, Lo social global, Mentretengo, Stefan Zweig y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s