Cajal, estudiante de Medicina en Zaragoza

Cajal dedica tres capítulos del XIX al XXI a contar cómo avanzaron sus estudios de medicina en Zaragoza hasta conseguir el título de licenciado  a sus 21 años. Destaca el interés y dedicación de su padre por el nuevo y definitivo rumbo que tomó su hijo, tanto que al poco tiempo compraron piso en Zaragoza y allí fueron a vivir. Juntos incluso ampliaron sus connocimientos sobre la profesión médica.

Dedica amplio espacio  a hablar de sus profesores. En general tiene gran admiración por todos, aunque critica a veces lo repetitivo y poco vivo de sus explicaciones. Añade cómo en varias ocasiones  terció en discusiones llegando incluso a reconocer falta de respeto y humildad ante algunos de ellos.

[Fotografía] Don  Jenaro Casas Decano de la Facultad de Medicina.Don Jenaro Casas Decano de la Facultad de Medicina, de Zaragoza, y buen amigo de mi padre.

Añade también algunos acontecimientos que nos recuerdan sus habilidades con la honda, preparación física para ganar algún pulso o ponerse por delante de algún contrario para llamar la atención de alguna joven.

[Fotografía] Puerta principal de la Catedral de Huesca.El autor a los dieciocho años, cuatro meses después de iniciada su manía gimnástica. Desgraciadamente, el desarrollo muscular casi monstruoso, logrado al año de ejercicios violentos, aparece en una fotografía tan empalidecida que es imposible reproducirla mediante el fotograbado.

Expone algunos datos sobre los contenidos  de una de sus grandes dedicaciones, ser un gran lector de todo tipo de contenidos: en poesía Lista, Arriaza, Bécquer, Zoorrilla y  especialmente Espronceda, en novela sobre todo las científicas de Julio Verne “De la tierra a la Luna” y otras, Víctor Hugo, e interés por la manía filosófica entendiendo mejor o peor a Berkeley, Hume, Fichte, Kant y Balmes, estimulándole especialmente el idealismo de Fichte.

Tanto le estimularon las lecturas que incluso escribió algunas poesías y una voluminosa novela biológica de carácter didáctico… en que se narraban las dramáticas peripecias de cierto viajero que, arribado, no se sabe cómo, al planeta Júpiter, topaba con animales monstruosos, diez mil veces mayores que el hombre, aunque de estructura esencialmente idéntica. En parangón con aquellos colosos de la vida, nuestro explorador tenía la talla de un microbio: era, por tanto, invisible. Armado de toda suerte de aparatos científicos, el intrépido protagonista inauguraba su exploración colándose por una glándula cutánea; invadía después la sangre; navegaba sobre un glóbulo rojo; presenciaba las épicas luchas entre leucocitos y parásitos; asistía a las admirables funciones visual, acústica, muscular, etc., y, en fin, arribado al cerebro, sorprendía —¡ahí es nada!— el secreto del pensamiento y del impulso voluntario.

[Fotografía] Retrato del autor al acabar la carrera.Retrato del autor al acabar la carrera Adviértase el aspecto hosco y huraño de la expresión.

Todo el material y las fotos están sacados de “Mi infancia y Juventud”, centro virtual cervantes

 

 

 

 

 

Anuncios

Acerca de jauhaltesevilla

Jubilado, intento cultivar mis aficiones: historia, lectura, fotografía y salir de viaje con mi Furgo cuando puedo. Me interesa el presente, pero quiero especialmente entender el Siglo XX, sobre todo esta Europa nuestra.
Esta entrada fue publicada en Libros, Santiago Ramón y Cajal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s