Con “Poemas Humanos”

Título propuesto habiendo César Vallejo ya muerto, por lo que mejor hubiera sido titularlos Poemas Póstumos. Sin embargo recogidos de diversas fechas y publicados en distintos medios componen unos 75 poemas “muy humanos”, de los que se pude decir como se indicó ya para “Los heraldos negros”, según la Historia de De Riquer y Valverde, que una minoría son válidos, pero otros muchos sólo interesarían a muy raros lectores.

Así pues, entre los más fáciles, de interés normal entrarían unos 15: Altura y Pelos, “Los mineros…”, Telúrica y magnética, Gleba, “Hoy me gusta la vida…”, “Quisiera hoy ser feliz…”, Los nueve monstruos, “Me viene, hay días…”, “Considerando…”, “Parado en una piedra…”, Piedra negra sobre una piedra blanca, “La rueda del hambriento, “La vida, esta vida…”, “Y si después de tantas palabras…”, París, octubre 1963, Los desgraciados, “Alfonso, estás mirándome…”, Traspié entre dos estrellas, “Un hombre pasa…”, “Hoy le ha entrado una astilla…”, “Ande desnudo en pelo…”, “Dulzura por dulzura corazona…”, “Ello es que el lugar donde me pongo…”.

Y avisan los autores que el lenguaje de estos poemas “accesibles” es casi el mismo que los “difíciles”: lenguaje tumultuoso, mezclado, amplio, que, entre sus recursos, extrema el de seguir formas establecidas dándoles un nuevo relleno verbal que rompe con toda lógica.

“Los nueve monstruos”, 3 de nov. 1937

I, desgraciadamente,
el dolor crece en el mundo a cada rato,
crece a treinta minutos por segundo, paso a paso,
y la naturaleza del dolor, es el dolor dos veces
y la condición del martirio, carnívora, voraz,
es el dolor dos veces
y la función de la yerba purísima, el dolor
dos veces
y el bien de sér, dolernos doblemente.

Jamás, hombres humanos,
hubo tánto dolor en el pecho, en la solapa, en la cartera,
en el vaso, en la carnicería, en la aritmética!
Jamás tánto cariño doloroso,
jamás tan cerca arremetió lo lejos,
jamás el fuego nunca
jugó mejor su rol de frío muerto!
Jamás, señor ministro de salud, fue la salud
más mortal
y la migraña extrajo tánta frente de la frente!
Y el mueble tuvo en su cajón, dolor,
el corazón, en su cajón, dolor,
la lagartija, en su cajón, dolor.
(continúa ……………………)

Queda claro, cómo el tema es serio, profundamente “humano”, a la vez que se observa el apunte del recurso explicado más arriba : Y el mueble tuvo en su cajón, dolor, el corazón, en su cajón, dolor, la lagartija, en su cajón, dolor…

Anuncios

Acerca de jauhaltesevilla

Jubilado, intento cultivar mis aficiones: historia, lectura, fotografía y salir de viaje con mi Furgo cuando puedo. Me interesa el presente, pero quiero especialmente entender el Siglo XX, sobre todo esta Europa nuestra.
Esta entrada fue publicada en César Vallejo, Libros y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s